headerphoto

EL BLANCO LITERARIO.

Hace unos días y en charla amena, alguien sacó a colación la figura del "negro literario" en la política española,

Según la RAE,  lo define como una persona que "trabaja anónimamente para lucimiento y provecho de otro, especialmente en trabajos literarios".

A pesar de su significado  connotativo y de varios estereotipos negativos asociados históricamente a la población negra, y que no son otras que la explotación, la sumisión y la invisibilización, no pude resistirme en dar mi opinión. 

Yo también he sido un "negro literario" en multitud de ocasiones.  Más bien, he sido un "blanco literario", pues históricamente, ¿qué comunidad  no ha trabajado "anónimamente para lucimiento y provecho de otro?

Y muchos fueron los discursos, lo manifiestos o los artículos que escribí para lucimiento personal de otros. 

Jamás me movió el ánimo de lucro (nunca recibí ni un duro) sino la de ser de ayuda para aquellos que saben lo que quieren decir pero no saben como expresarse con un lenguaje coherente ni vertebrar un discurso. 

Hace apenas un año decidí dejar de ser un "blanco literario" pues comprobé que los textos que con tanta dedicación preparaba eran cruélmente mutilados, no para mejorarlos, sino para descafeinarlos mediante chascarrillos e ínfulas.

Mirando para Cuenca

 Siempre hemos escuchado que "Cuenca es única".

Es una frase hecha de una larga lista de curiosas comparaciones para acentuar nuestra singularidad. 

"Mirando para Cuenca", es quizás la mas conocida por su ambigüedad jocosa.

Esta sencilla frase se ha colado por mérito propio en la privacidad que otorga la alcoba.

Y claro que Cuenca es única, única en conformismo y resignación.

Conformismo que vaticina la inmovilidad de una sociedad apática y carente de iniciativa y reivindicación. 

Resignación ante un futuro incierto que está acostumbrado de ver el talento partir. 

No está en mi ánimo ofender sino poner de relieve que tenemos que dar la vuelta a ese productivo "Mirando para Cuenca".

Somos parte de la España vaciada, olvidada y amenazada. Hagamos de nuestra singularidad la fuerza de nuestro futuro.

Y hasta que llegue ése momento, id pensando en  que solo "Mirando para Cuenca"  conseguiremos exclamar que "Cuenca Existe"



Fascismo o Libertad

 Creo que hace ya más de un año que no hablo de política pues nada me aporta en estos momentos.

Pero hoy voy a hacer una excepción y voy a dar mi punto de vista sobre lo que está sucediendo en la campaña electoral de las elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid.
Se está normalizando el lenguaje ofensivo y que incita al odio por parte del partido de extrema derecha, Vox y secundado cobardemente por el PP.
En ningún país democrático se debería tolerar la existencia de un partido político racista, xenófobo, antidemocrático, totalitario y fascista.
Hace tiempo que se está edulcorando a la salvaje ultraderecha por parte de los medios de comunicación, minimizando sus discursos belicistas y violentos.
Madrid se juega demasiado en estas elecciones.
Todas las encuestas dan por partido más votado al PP, aunque necesitará los votos de la extrema derecha para poder gobernar.
Ayuso, como buena "demócrata" que es, no le va a temblar la mano para pactar con esa misma extrema derecha que enfrenta y divide la sociedad.
Hoy Vox es un cáncer para la democracia, un insulto para las instituciones públicas y una deshonra para los verdaderos patriotas de este país llamado España.
Madrid se encuentra la borde del abismo por la incompetencia y servilismo de una presidenta que no gobierna pero que es directamente responsable de abrir las puertas del gobierno madrileño a la ultraderecha fratricida, desleal y violenta.
Madrid aún está a tiempo de cambiar los diabólicos planes de Ayuso y Vox.
Fascismo o Libertad?

En cuerpo y alma

 Tras más de una década compartiendo pensamientos y reflexiones políticas, hoy en día doy mucho más importancia a materias humanistas  y corrientes filosóficas muy variadas.

No hecho nada de menos la política. Atrás quedaron rivalidades, desencuentros y dagas por la espalda. La política es una etapa de mi vida que no puede ni debe volver a interferir en mi pensamiento. 

La claridad y certeza en el razonamiento no puede ser contaminado por nimiedades de un arte que nació para servir al pueblo pero que se conforma con un servicio parcial y del que los políticos solo ansían su reciprocidad.

Hace tiempo que solo la palabra me seduce.

Construir relatos, adentrarme en los misterios del verbo y diseccionar la relatividad de lo humano, hace mantener la curiosidad en lo que es ajeno o propio.

La poesía siempre me sedujo, aunque todavía no he podido alcanzar el equilibrio entre su locura y realismo. Diego Jesús Jiménez con sus obras me hizo descubrir este bello arte y olvidarme de la rigidez de sus normas para adentrarme en exprimir y concentrar la palabra en lo verdaderamente importante.

Como humilde discípulo de este gran poeta de Priego, escribí una serie de poemas que confluyeron en "Río de Vida" , ópera prima con claras influencias del genial e irrepetible, Diego Jesús Jiménez.

La deconstrucción de la palabra se hace indispensable para poder fusionar lo onírico del sueño con lo circunstancial de la realidad.

Pero es la poesía con su constante ambigüedad la que de verdad pone en guardia todos mis sentidos pues nace de la experiencia cotidiana y del viaje por la vida.

Nada me es ajeno o indiferente y de la observación contemplativa nace la excelsitud de simbiosis de la palabra y el verbo.

La esperanza del nuevo amanecer

Ya pierdo la cuenta de los días que esta maldita pandemia nos ha arrebatado.
¿Pero como olvidar las miradas, los gestos, las confidencias  y los abrazos?
En este mundo más globalizado y conectado que nunca, se nos estaba  olvidando el verdadero significado de la vida, que no es otro que el del amor.
Ahora y casi obligados por la distancia, volvemos a dar valor al significado de la palabra.
Palabras olvidadas como "te quiero", "¿como estás?, o eres lo mejor de mi vida, han vuelto a nuestro vocabulario de forma habitual y que sirven para reconfortar el alma cuando son expresadas desde la sinceridad del corazón.
Los más pequeños de la casa han entendido que son transmisores de la esperanza y del nuevo amanecer, por eso hay que entender que sus enfados y rabietas son motivadas por la inédita situación a la que se enfrentan.  Por eso las madres y padres deben ser especialmente pacientes y comprensivos pues su amor es incondicional y sincero.
Pronto llegarán los abrazos y los besos que harán que los reencuentros cobren merecida recompensa.
Y mientras llega ese momento, yo seguiré soñando con Priego y sus gentes, con su Vega Cesma donde me siento libre, con sus amaneceres de película, con sus atardeceres dorados y con lo mucho y bueno que nos une a todos.

El garrotazo definitivo de Pablo Casado

Hoy hemos visto al PP de siempre, a ese viejo gangster faltón y matón. Casado representa lo `peor de la sociedad española. La derecha todavía no ha aprendido cual es el papel que debe representar después de que los ciudadanos en las elecciones los pusieran en la oposición.
No toleran perder el poder, la enorme red clientelar tejida durante lustros exige defender sus privilegios.
No  nos equivoquemos, la gestión de esta gran crisis humana con un gobierno del PP hubiese sido muy parecida pero con el contraste de que Casado y sus muchachos hubiesen cargado el coste económico y social en un colectivo muy particular, en el de los trabajadores.
Por eso su pasión por la necrofilia y por los bulos, todo les vale para intentar ganar lo que las urnas les negaron.
Y en esta carrera desenfrenada hacia la más absoluta desvergüenza, los populares ya están tramando como asestar el garrotazo definitivo que acabe con la resistencia de Pedro Sánchez.
Utilizar el dolor que causa la muerte es el pasaporte en el que confían para que el garrotazo sea mortal de necesidad.
No escatimarán esfuerzos en demostrar que son más radicales y fanáticos que los pupilos de la extrema derecha, ellos son los ungidos por el príncipe del averno y mentor de Casado, José María Aznar.
Es el ex-presidente el que maneja los hilos y estrategia del PP . Aznar, sabe como nadie como hacer una campaña de acoso y derribo usando técnicas barriobajeras y difamantes.
Mintiendo llegó al poder, no sin el apoyo inestimable de los posos del franquismo más recalcitrante y de la nueva y vieja oligarquía financiera, empresarial y mediática.
Ahora Casado quiere repetir la hazaña y prepara el garrotazo definitivo.

Estoy harto de todos nosotros

Esta maldita epidemia está acabando con mi paciencia. El confinamiento me ha hecho estar mucho más tiempo del habitual en las redes sociales.
Pues lo siento, pero este humilde juntaletras está harto de casi todo.
Estoy harto del maldito virus y de las muertes que ha causado.
Estoy harto de mis vecinos, de su gritos y de sus peleas
Estoy harto de aplaudir a las 8 y tener que aguantar a los gilipollas que se toman eso como algo festivo.
Estoy harto de los bulos y de su odio.
Estoy harto de los que que comparten los bulos y que se ofenden cuando les dices lo indecentes que son.
Estoy harto de bloquear fanáticos de Facebook, Twitter, Instagram o de otras junglas selváticas
Estoy harto de los capitanes a posteriori y de sus soflamas vergonzantes.
Estoy harto de Abascales y de sus acólitos
Estoy harto de la perfidia de los Casados de la vida
Estoy harto de montajes sobre la muerte de diarios que no sirven ni para limpiarme el culo.
Estoy harto de Indas, Quintanas y Marhuendas.
Estoy harto de que la fiscalía del estado sea un florero.
Estoy harto de la deslealtad de los mequetrefes falsarios e indignos.
Estoy harto de la confrontación de los politicastros adictos a la necrofilia.
Estoy harto de los bufones sin ni puta gracia.
Estoy harto de los patriotas que defecan todo lo que hablan
Estoy harto de aguantar quejas de los que pierden el culo para echar los papeles para cobrar del estado.
Estoy harto de los jetas y de los sinvergüenzas que nada aportan salvo su propia degeneración.
 Y mientras todo esto pasa, me dan ganas de pedir asilo en Portugal.