headerphoto

Los Chupasangres

 Cuan más difícil es la situación de la clase media trabajadora española, la banca más aprovecha para clavar sus sucios e infectos  colmillos en todos aquellos y aquellas que se aventuraron en construir un proyecto de vida y cometieron la imprudencia de pedir un préstamo o hipoteca. 

Estos viles y taimados apandadores no les tiembla la mano para exprimirnos hasta el último euro que con tanto sudor y sacrificio ganamos. 

Ésta élite de acomodados con sueldos millonarios gracias a opacos negocios, cuando no a la estafa y usura, no se asusta de nada y afirma sin rubor su negativa a la subida del salario mínimo interprofesional. 

Caterva de carroña que aún no ha devuelto los 60.000 millones de euros que el nefasto e inane gobierno Rajoy los salvó de la ruina.

No sólo no nos han devuelto nuestro dinero si no que se prevé que nos vuelvan a robar otros 10.000 millones de euros gracias a encarecer ilógicamente y de manera injusta las hipotecas de los curritos.

Hace pocos días hemos conocido los beneficios históricos de la banca española en 2022, pero esta pleiyade de golfos que supuran gangrena, se niegan a pagar el impuesto temporal a sus beneficios desorbitados. 

Y mientras ésta banda de delincuentes vocifera, amenaza y nos arrebata hasta el último hálito de vida, seguimos calladitos en vez de correrlos a gorrazos. 

¡Qué ustedes sangren bien! 


El disputado voto del Señor Conquense

 Según se acercan las elecciones autonómicas y locales, volvemos a recuperar el pulso de la movida vida política. Pronto nos inundarán con propuestas y proyectos apelando a la amnesia colectiva. 

Puedo prometer y prometo. El ucedista Suárez abrió la veda con tal sentencia y los que vinieron después copiaron sin rubor aún a sabiendas del engaño, o más bien estafa. 

Como el anuncio, busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo. 

Y es que la política se ha convertido en un anuncio de detergentes donde se mercadea cual vulgares mercachifles con la ilusión y la esperanza de la gente. 

Circuncribiéndonos a Cuenca y su provincia, poco podemos esperar de aquellos que en uso de sus responsabilidades de gobierno han sido incapaces de llevar a buen puerto una buena parte de las promesas que les hicieron llegar a las alcaldías. Pero como los Conquenses somos muy pacientes y sumisos, volveremos a creer que a la segunda va la vencida. 

Si bien este juntaletras es muy de segundas oportunidades, también he de decir que siempre he defendido que la política bien entendida es la mejor fórmula para resolver los problemas de los ciudadanos .  Pero el escepticismo ante la mediocridad hace que resuelva Salomónicamente que si me engañan una vez el problema es mío, pero si me vuelven a mentir el problema será suyo. 

Y en esto estamos queridos lectores, en la de la subasta y la chanza, donde el  interés general deja paso a puyas y rejonazos, donde el interés general deja paso a los intereses de los de siempre.

Y después de la batalla por el poder, los de siempre ganarán y  se olvidarán plácidamente de los sufridos y abatidos electores que votaron por los de siempre. 

¡Que ustedes lo voten bien!




La Legítima

La mejor defensa, dicen , es un buen ataque. 

Y es que hoy este humilde juntaletras os va a hablar de tan sugestivo e interesante tema. 

A nadie le gusta sentirse atacado ya sea de pensamiento u obra, aunque de esas situaciones hirientes  se puede aprender a no sentirse nunca jamás diana de la ira o del oprobio. 

No por golpear primero se tiene la garantía de golpear dos veces. 

Noquear se hace necesario cuando la decrepitud intelectual del bacín sin asa de turno es tangible . 

Sinceridad, honestidad, pero contundencia verbal, deben primar en todo ataque ante la ofensa. 

Nada garantiza la necesaria rectitud en el comportamiento , aquí todo vale para poner frente al espejo de la ignominia al patán que por supuesto es merecedor de sorna y chanza. 

En estos tiempos que corren, en el que hasta el más estúpido miserable se cree con el valor moral de insultar y criticar al que tiende a la rectitud. siempre esta justificado actuar en legítima defensa. 

¡Que ustedes se defiendan bien!