headerphoto

La causa general y la represión franquista en Priego de Cuenca, documento inédito.


Aquí os dejo un impactante testimono gráfico de un escrito del primer alcalde franquista de Priego de Cuenca dirigido al fiscal de la audiencia provincial con motivo de la "causa general", que no era otra cosa que solicitar información de los vecinos de Priego para depurar responsabilidades sociales y políticas, así como para reprimir a la población por su pasado republicano.
La verdad, es que ha sido todo un descubrimiento y una emoción el encontrar esta carta, pues gran parte de los mencionados son familia directa mía, en especial, el acalde republicano que no fue otro que Teodoro Pérez, hermano de mi abuelo y el concejal Escolastico Canales, hermano de mi abuela.

Ambos, fueron depurados y represaliados con pena de carcel, no fueron los únicos, el regimen totalitario de Franco fué especialmente duro con las zonas que se declararon leales a la democracia y a la República Española, por eso gran parte de la población de Priego fue duramente depurada por los golpistas, mi abuelo Juan Pérez tambien sufrió en sus carnes la pena de carcel y el destierro forzoso, aumentando así el dolor a toda la familia que se quedaba huerfana de padre, abocando a esposa e hijos a un futuro difícil e incierto.

Espero que esta carta tenga la difusión que se merece, es un documento histórico donde se ponen nombre y apellidos a los valientes defensores de la libertad, la democracia y la legalidad de la República Española.

Por eso es doblemente frustrante que todavía permanezca en la localidad una cruz que enaltece al bando franquista y que humilla a los herederos de aquellos valientes defensores de las libertades, y digo doblemente por qué no han bastado 20 años de gobiernos socialistas en Priego y una Ley sobre la memoria histórica para tener el valor necesario y la dignidad para retirar ese monolito de piedra que solo nos recuerda al horror y a la brutal represion fascista a nuestros valores democráticos.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

No me sorprende nada. Este señor, solo hace un escito de lo solicitado, dandole información solicitada. Ademas, seguro que si miramos mas detenidamente esos nombres, encontramos mas de uno que cometio abusos contra la población civil durante la contienda. Creo que no es bueno, que cualquier nieto se entere ahora; de lo que hizo como miliciano en su pueblo. Porque se puede llevar sorpresas. Lo que hay que comprender es que en una guerra pierde todo el mundo, pero al final unos son vencedores y otros vencidos.
Por eso, señores dediquense a levantar el país un poco y no se escuden en estas cosas.

Un saludo.

Gregorio dijo...

Como conquense y socialista recibe mi testimonio de solidaridad y de repulsa a una acción tan denigrante por parte de un Alcalde, un Alcalde fascista.

Anónimo dijo...

Señor anónimo, no me puedo sustraer a contrarrestar la estulticia que destila su rancia exposición.
Supongo que, al menos en este caso, su probable desconocimiento de las circunstancias en las que se desarrolló la contienda bélica en esta parte de la provincia conquense le ha conducido a manifestar una sarta de insensateces que no dudo puedan tener validez en otros escenarios de la geografía española.
Sepa, señor mío, que fue el alcalde en persona el que disuadió a un grupo de milicianos, por llamarlos de alguna manera, y se opuso frontalmente a delatar a sus convecinos, no menos vecinos a pesar de sus encontradas posiciones ideológicas.
Los nietos sólo sabemos que nuestros abuelos purgaron con años de destierro, escarnio, incomprensión y malevolencia por su pertenencia, si es que la hubo, a organizaciones políticas adictas a la legítima II República española.
Y no olvidemos que las lecciones que imparte la historia no deben olvidarse jamás so pena de volver a caer en los errores pasados.
Por tanto, es razonable recuperar y restaurar la perdida dignidad de aquellos que, sin comerlo ni beberlo, en su virginal ignorancia, tan sólo desearon luchar por un mundo más igualitario y justo.
Seguro que su abuelo no fue miliciano.

Salud.

Anónimo dijo...

La verdade es que mi abuelo no era miliciano. Mi abuelo era una buena persona. Si que conozco la contienda en Cuenca. Mas de lo que debería de saber.
Por lo que los milicianos que describes como ignorantes, no lo eran tanto para dar los paseos y crear los destrozos que ocasionaron. Mas bien, se puede denominar criminales de guerra. Por eso fueron juzgados y ademas vencidos en la contienda.

SaiZa dijo...

Querido amigo, pasando de reflexiones anonimas que no tienen la valentia de dar la cara y que carecen de la verdad. Quiero agradecerte este testimonio, que es un paso más contra el Olvido, y una lucha por la memoria y dignidad de los Olvidados, asi que con tu permiso y cuando mi tiempo me lo permita, me encnataria darle difusión en mi blog. Un abrazo

Anónimo dijo...

Extraordinario documento que nos muestra una vez más que los fascistas eran unos criminales.
Pero que no nos ciegue la hipocresía: El PSOE de Cuenca está controlado por quienes asesinaron a tantos milicianos republicanos, socialistas, comunistas y anarquistas, que es LA IGLESIA CATÓLICA. Además el PSOE mantiene simbología fascista entre otros pueblos en Priego o en colegios de Cuenca capital.
La iglesia es igual al fascismo.

Anónimo dijo...

Y al anónimo ese que dice que su abuelo no era miliciano, que era buena persona, habría que haberlo visto. Seguro que era el que firmaba las penas de muerte o el falangista de turno que robaba las cartillas de racionamiento.
En Cuenca y toda la provincia los fascistas (con la colaboración de la iglesia católica) estuvieron sembrando el terror y el asesinato 40 años; muchas veces contra mujeres y niños.

el socialista dijo...

Gregorio:
Muchas gracias querido paisano, lo mejor para que estas cosas no caigan en el olvido, es la difusion oral y escrita de lo que acontecio en esos infaustos dias.

Segundo anonimo:
veo que sabes mucho del tema que he tratado, me gustaria contactar contigo para intercambiara noticias y puntos de vista, mi correo es socialismoplural@yahoo.es y me pongo a tu disposicion para o que quieras, gracias.

Saiza:
Como siempre muchas gracias por tu atencion, es para mi un honor que lleves este articulo a tu blog, me siento reconfortado de saber que en este mundo hay personas como tu, gracias Saiza.

Para todos un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Al segundo anónimo lo conoces más que de sobra, así que no hace falta que se ponga en contacto contigo.Hasta el sábado.

Anónimo dijo...

Señor anónimo:

Su abuelo no era miliciano, claro pero a cambio era una buena persona.Estará conmigo en que ni usted ni yo somos jueces para determinar quién es buena o mala persona.Y llevados por esa presunción, convendrá conmigo en que los citados en esa relación también pudieron, y lo digo en pasado porque desgraciadamente ya no están entre nosotros, ser buenas personas.La bondad o maldad de una persona es algo totalmente independiente de su ideología política.
Está claro que usted ha entendido lo que ha querido de mi escrito, o así lo entiendo yo, en ningún momento he querido referirme a los milicianos como ignorantes y sí a nuestros abuelos, cuyo único patrimonio era su trabajo y su lucha por un mundo mejor.
Claro, algunos criminales fueron juzgados y ajusticiados y otros se fueron de rositas, pero ese es otro cantar.
A tenor del epílogo de su escrito interpreto que todavía guarda algún lejano resquemor por aquellos luctuosos sucesos de la contienda civil.Sinceramente, sobraba lo de vencidos, creo que con esta lucha fratricida perdimos todos y si usted piensa que alguien venció, con su pan se coman su funesta victoria.

Anónimo dijo...

Mi más sincero agradecimiento por la publicación del documento, que es sólo un pequeño testimonio de la tremenda represión que sufrieron estos valientes defensores de la democracia.



Sr. anónimo 1:
Estoy de acuerdo con Vd. en que si miramos detenidamente algunos de los nombres que figuran nos podemos llevar sorpresas. Yo soy familia directa de alguno de ellos y sé que cometieron abusos, pero contra sí mismos por proteger y/o favorecer a la población civil. Por eso expusieron su vida, recibieron tremendas palizas,…
También sé que algunos cambiaron una vida acomodada por sufrimiento, hambre y miseria para toda su familia, que les fue regalado por los vencedores. El delito: pensar de forma diferente.
Es excelente que los nietos y bisnietos conozcan de dónde vienen, dónde están y hacia dónde quieren ir, así tal vez no se vuelvan a repetir errores.
Es un honor pertenecer a la familia de uno de estos buenos hombres que lucharon por la LIBERTAD que todos disfrutamos. Es la mejor herencia que nos han dejado esos que usted llama criminales de guerra, pues no en vano gracias a ella usted mismo puede decir lo que piensa sin tener temor a represalias.

el socialista dijo...

Yo también soy familiar directo de algunos de los represaliados por el franquismo en Priego.
Me gustaría poder contactar contigo para intercambiar recuerdos y opiniones.
Mi e-mail es socialismoplural@yahoo.es

Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Mi abuelo era familiar de el alcalde y por ser solamente familia sufrio palizas y vejaciones por los facistas